miércoles, 13 de julio de 2011

Alguna vez te has planteado lo insignificante que es tu vida?

Yo lo he hecho, y es algo que nunca olvidare.
Fue cuando era muy pequeña, fui con mi familia a ver un partido de béisbol al estadio; No es que me interesara mucho el béisbol, pero una vez que llegamos me sorprendí mucho. Miraras por donde miraras estaba lleno de gente. Había tanta gente que se asemejaban a granos de arroz.
Se me paso por la cabeza que todo el país estaba en ese estadio, Asique le pregunte a mi padre cuanta gente había en ese campo y me dijo que si estaba lleno habrían unas cincuenta mil personas.

Cuando el partido termino, el camino a la estación estaba abarrotado de gente. El ver tanta gente me hizo sentir muy pequeña... tanta gente a mi alrededor y yo solo era una más.

Una vez que llegue a casa, agarre una calculadora y trate de comprobarlo con una simple operación.
En el colegio nos habían dicho que la población actual de Japón era de cien millones y algo...
Dividí eso por cincuenta mil, y me di cuenta de que toda esa gente era solo unas dos milésimas partes... Y me sentí más pequeña aun.
No solo era una minúscula parte en el mar de gente que había en ese estadio, si no que ese mar de gente era solo una gota en el océano.

Yo pensaba por aquel entonces... que era una persona especial.
Adoraba estar con mi familia, y pensaba que en mi clase estaba la gente más interesante del mundo... Pero me di cuenta de que no era así.
Las cosas que habían pasado en lo que yo pensaba que era la mejor clase del mundo, seguramente ocurrían en cualquier otro colegio... cualquier persona las vería como algo normal. 

Cuando acepte eso, las cosas a mi alrededor empezaron a perder su color... las cosas que me parecían únicas pasaron a ser completamente aburridas.

Y pensé que si había tanta gente en el mundo, de seguro alguien ahí afuera está viviendo una vida interesante y fuera de lo normal. Estaba segura de eso.
Entonces me pregunte... ¿Por qué no era yo esa persona? Eso es todo lo que había en mi cabeza.

Entonces pensé: “No va a pasar nada divertido si te quedas esperando a que pase”... asique en la secundaria decidí cambiar de actitud; estaba decidida a mostrarle al mundo que no estaba dispuesta a esperar que las cosas simplemente vinieran a mí... pero al final, sin darme cuenta, ya estoy en el último año del instituto, y sigue sin pasar nada.

Suzumiya Haruhi

8 comentarios:

  1. lo mundo...el ser especial, eh? quiza lo que vuelve a uno distinto es la manera como mira su alrededor y el mundo...no sé...tu respuesta la tendrás tú el alguna parte de tu ser...appo

    ResponderEliminar
  2. Ya que pones sobre Haruhi: Si no las leiste todavia, te recomiendo leer las 10 novelas de Haruhi Suzumiya

    ResponderEliminar
  3. Si, yo también dije lo mismo... Pero bueno, igual que vos, aquí me encuentro.. Un beso (:

    ResponderEliminar
  4. Que seamos un pez más en el basto océano no quiere decir que perdamos importancia por eso.

    Es cierto que igual la opinión de un pescador de Taiwan, por decir un ejemplo al azar, te importe poco, te resulte insignificante porque ya existen millones de opiniones iguales. ¿Eso quiere decir que no pueda aportar nada a la sociedad? Puede que, sin que nadie lo espere, logre algo totalmente inesperado. O que gracias a él, directa o indirectamente, otro lo haga. O también puede que no pase nada.

    Piensa en los escritores, inventores, científicos...¿crees que nacieron con un diploma bajo el brazo y por llamarse Leonardo Da Vinci, Sócrates o Nikola Tesla ya estaban predispuestos a aparecer en los libros de historia?

    Aunque mientras escribo esto, lo confieso, me vengan mil cosas a la mente, lo que quiero decir es una cosa:

    El que seamos más o menos insignificantes, que en un momento dado no seamos importantes, fundamentales, no quiere decir que no podamos serlo. Pero quedarse esperando que todo llegue y esperar porque seguimos igual es de tontos. Si fuera así, todos tendríamos un Nobel y una estatua en una plaza.

    Tampoco podemos ponernos una meta poco realista. No puedo levantarme y decir "Pues bueno, que me voy a construir un cohete que me voy a la Luna. Mañana vuelvo".

    Tampoco hay que irse tan lejos (metafórica y literalmente hablando xD). Por ejemplo, puedo proponerme perder peso, pero no voy a saco a perder 20 kilos. Más que nada porque cada vez que, sin querer, gane algo de nuevo me voy a ver cada vez más lejos de mi objetivo que si me propongo perder solo 5.

    Es interesante tu punto de vista, pero también se puede hacer al contrario. De los millones de personas que hay en el mundo, cada una está compuesta de miles de millones de células y bacterias (que nunca se acuerdan de ellas). Todas viviendo más o menos en sincronía. Seres vivos diminutos que a su vez están compuesto por billones de átomos y estos a su vez por subpartículas...y podríamos continuar. Podríamos multiplicar las subpartículas por el número medio de átomos por las células existentes en nuestro cuerpos y la conclusión sería: que grandes somos, somos muy importantes para la supervivencia de miles de millones de vidas. Es más, nosotros somos esas vidas.

    ¿Ves como así también es impresionante?

    Cuando uno se siente así, rara vez no puede hacer algo. A veces es la rutina en la que estamos sumidos, algunas obligaciones (estudiar, trabajar...aunque después en verano cuando tienes tiempo te puedes rascar el ombligo y ni te acuerdas de aquello que pensabas hacer xD) o porque nos vemos limitados por algo o alguien.

    Pero para cambiar esa rutina, dejar de ser estáticos, debemos ponernos en movimiento, en marcha como un coche. Se podría asemejar a montar en bici. Debemos tener la voluntad de mover alternativamente los pies. No podemos esperar que empujando una vez con un pie la bici ya se mueva sola.

    Bueno, creo que no tengo nada más que decir. Espero que este comentario sea al menos un poco inspirador (o más bien, que cambie la forma de pensar) para quien lo lea. ^^

    ResponderEliminar
  5. La verdad yo también me he sentido así, a lo menos eso de ser insignificante entre tanta gente y eso de que alguien mas pueda estar viviendo algo mas emocionante, pero con el paso del tiempo todo lo que pasaba a mi alrededor dejo de ser lo mismo, ya no me importa nada la demás gente que ni siquiera conozco e incluso hay personas que conozco de las cuales ya ni me preocupo jeje xD

    ResponderEliminar
  6. Nunca me puse a pensar eso hasta que vi esa genial escena hace un par de años... supongo que tiene razón. Al no haberlo pensado antes, ni ahora, debido a mi falta de preocupación o imaginación creo.

    ResponderEliminar
  7. Me eh sentido exactamente igual a Haruhi, y lamentablemente yo tampoco logre nada impresionante (apesar de que trate). lastima que ya me gradue

    ResponderEliminar