miércoles, 13 de julio de 2011

Alguna vez te has planteado lo insignificante que es tu vida?

Yo lo he hecho, y es algo que nunca olvidare.
Fue cuando era muy pequeña, fui con mi familia a ver un partido de béisbol al estadio; No es que me interesara mucho el béisbol, pero una vez que llegamos me sorprendí mucho. Miraras por donde miraras estaba lleno de gente. Había tanta gente que se asemejaban a granos de arroz.
Se me paso por la cabeza que todo el país estaba en ese estadio, Asique le pregunte a mi padre cuanta gente había en ese campo y me dijo que si estaba lleno habrían unas cincuenta mil personas.

Cuando el partido termino, el camino a la estación estaba abarrotado de gente. El ver tanta gente me hizo sentir muy pequeña... tanta gente a mi alrededor y yo solo era una más.

Una vez que llegue a casa, agarre una calculadora y trate de comprobarlo con una simple operación.
En el colegio nos habían dicho que la población actual de Japón era de cien millones y algo...
Dividí eso por cincuenta mil, y me di cuenta de que toda esa gente era solo unas dos milésimas partes... Y me sentí más pequeña aun.
No solo era una minúscula parte en el mar de gente que había en ese estadio, si no que ese mar de gente era solo una gota en el océano.

Yo pensaba por aquel entonces... que era una persona especial.
Adoraba estar con mi familia, y pensaba que en mi clase estaba la gente más interesante del mundo... Pero me di cuenta de que no era así.
Las cosas que habían pasado en lo que yo pensaba que era la mejor clase del mundo, seguramente ocurrían en cualquier otro colegio... cualquier persona las vería como algo normal. 

Cuando acepte eso, las cosas a mi alrededor empezaron a perder su color... las cosas que me parecían únicas pasaron a ser completamente aburridas.

Y pensé que si había tanta gente en el mundo, de seguro alguien ahí afuera está viviendo una vida interesante y fuera de lo normal. Estaba segura de eso.
Entonces me pregunte... ¿Por qué no era yo esa persona? Eso es todo lo que había en mi cabeza.

Entonces pensé: “No va a pasar nada divertido si te quedas esperando a que pase”... asique en la secundaria decidí cambiar de actitud; estaba decidida a mostrarle al mundo que no estaba dispuesta a esperar que las cosas simplemente vinieran a mí... pero al final, sin darme cuenta, ya estoy en el último año del instituto, y sigue sin pasar nada.

Suzumiya Haruhi

domingo, 26 de junio de 2011

Welcome home


Jamás me sentí completamente cómoda en algún lugar. En 18 años de vida, jamás sentí esa felicidad de pensar “Pertenezco acá, acá estoy bien” o “Esto es lo mío, se que soy buena en esto”.

Y acá viene la parte patética: Siempre que leo un libro o miro una serie, me viene una sensación de calidez que me llena, algo que me hace pensar “Estoy en casa”... 
Una sensación capaz de bachear por completo ese vacío que siento cuando siento que estoy fuera de lugar. 

Se que es difícil entender esto, pero comprendan, de la misma forma en la que es dificil entenderlo, no me es nada fácil explicarlo.

Donde sea que este, con quien sea, no puedo estar por mucho tiempo sin que se me venga a la cabeza un grito desesperado de “quiero irme, necesito estar sola”.

Como puede ser que me sienta cómoda cuando me integro a un mundo con personajes e historias ficticias que cuando estoy con personas?.

Llega un momento en que todo lo que tengo en la cabeza es “Quiero volver a casa”... y "casa" es una realidad alterna que ni siquiera existe ...

Ni bien me tengo que alejar de un libro o una serie, en vez de volver a la realidad, inmediatamente creo otro mundo que se superpone a este. Siempre consiente de que es falso, pero me ayuda muchísimo a conllevar el aburrimiento que me produce el dia a dia.
"La realidad supera la ficción...". Si, entiendo eso, y justamente porque la supera es por lo que necesito escapar de ella.

"¿Cuál es el único ser que genera una necesidad de evadirse de la realidad inventando mentiras? aquel al que la realidad le produce sufrimiento." - Friedrich Nietzsche

lunes, 9 de mayo de 2011

Tiempo



Todo se mueve, todo avanza... Las cosas que puedo ver y las cosas que no.

Las cosas que disfrutaba hacer simplemente se verían patéticas; los colores van perdiendo gracia, y las amistades desinteresadas ahora resultan ser un recuerdo lejano y distante.

Un día resulta ser un mundo de diferencia entre mi yo de ayer y mi yo actual. Todo se vuelve demasiado frio.

Voy olvidando mis propios rasgos y antes de darme cuenta ya formo parte de esa masa gris de personas que caminan resignados hacia una rutina impuesta.

Las cosas que se van perdiendo son imposibles de recuperar, ninguna de ella es fisca. Aunque En su lugar, son remplazadas por una gélida sensación de vacío...

Todos cambian y parecen aceptarlo con una madurez que me resulta un tanto envidiable, el no poder actuar a la altura me hace sentir realmente molesta conmigo misma; si... Creo que no existe otra cosa que me haga sentir tan enojada.

miércoles, 6 de abril de 2011


A veces me siento completamente ajena a ciertas situaciones.
Aunque este estado no se limita solamente a momentos; también me resulta bastante común el mirar con total desentendimiento ciertas actitudes o reacciones de las personas.
Como cuando veo una noticia con una carga bastante fuerte; o cuando uno se entera que una persona juro algo en vano; O alguien que se burla de la muerte de otra persona o que juega con alguna enfermedad. Siempre me llama la atención los rostros de las personas a mí alrededor.
Siempre manifiestan un estado total de preocupación, enojo o repulsión, cuando yo no siento Nada.

No habría otra forma de definir lo que ocupa lugar en mí en ese momento más que la despreocupación misma.
Me pregunto si eso me hace una mala persona.
O me pregunto si el sentir algo ante una tragedia que pasa en el noticiero me convertiría en mejor persona.
Yo no puedo sentir nada ante todo eso.
No se que sentir o que hacer... ¿debería fingir que también me duele lo que estoy viendo? ¿Debería fingir que me afecta lo que hizo otra persona?
Lo cual también trae una pequeña incógnita:
¿Podría ser que ellos estén fingiendo?

¿Me falta algo? ¿vengo mal de fabrica? ¿Realmente estoy mal si siento un total desinterés ante una madre que jura en vano por su hijo, o ante una persona que se burla de un enfermo?
¿Porque debería interesarme?
Yo no creo ser nadie para sentirme horrorizada ante tal cosa.
Yo no siento tener el poder o sabiduría necesaria para juzgar tal acto. 
Yo no me siento lo suficientemente "Limpia" como para mirar desde un punto de vista omnipotente los actos ajenos.
Yo no puedo hacer nada respecto a eso... y para ser sincera... no me siento mala persona por mirar hacia otro lado.
Pero me pregunto si las personas me ven de esa manera.

viernes, 18 de marzo de 2011

Thoughts of inferiority

Debo admitir que soy parte de ese grupo de personas que no sabe que hacer consigo misma.
Si, yo soy de los que terminaron el colegio sin la mas pálida idea de que hacer.

Ni siquiera puedo definir como me siento... confundida, desconcertada, enojada o simplemente ajena a todo; como si fuera un simple espectador en este momento y no pudiera tomar la decisión correcta; no porque no quiera, simplemente todavía no caigo en que de ahora en adelante yo paso a ser responsable directa de todas mis decisiones.

No me siento preparada, y lo que mas me molesta de todo esto es estar segura de que todos/as mis compañeras/os se sintieron igual y aun así lo superaron en un tiempo mínimo.
¿Porque no puedo hacer lo mismo y abandonar semejantes miedos infantiles?

No puedo evitar sentir miedo de que los otros tomen mi actitud como "vaga" o algo por el estilo; no puedo evitar sentirme mal cuando preguntan a mi vieja que estoy estudiando,

No se que me hizo pensar que tomándome un año mas iba a estar lista... nunca confíe en el paso del tiempo como una solución; pero aun así creí por alguna razón que iba a cambiar algo e iba a pensar claramente lo que no logre pensar en 18 años.

En que estaba pensando?... O mejor dicho... Estaba realmente pensando?
Termine por recibir una lección nada amigable lo había dicho...
Me di cuenta de que puse en práctica lo que estaba evitando; por lo cual me ya conformo parte de eso que tanto temo.
Si, esto que estoy recibiendo no es más que la responsabilidad de haber tomado una decisión errónea;
El haber pensado que iba a estar mejor de esta manera me robo un año.
Si, si antes tenía sentimientos de inferioridad hacia los otros... hoy los confirmo.

Ellos/as están un año al frente mío.


miércoles, 9 de marzo de 2011

Experiencia, madurez o Estupidez?

Me pregunto cuando pasó...
Cuando fue que deje de intentar...
Aunque probablemente nunca intente realmente nada...

Este año deje de repetirme el mantra de «Este año es diferente. Éste año va a ser distinto»...
No se ni tampoco busque las razones...

Aunque es inevitable preguntarme si es debido a la experiencia o a la madurez.
Aunque si lo pienso, mi definición de madurez es la de un conjunto de experiencias.

¿Abran bastado 18 años de estupidez para aceptar finalmente que la frase “Este año va a ser diferente” no es un conjuro que va a hacer todo por mi sin que yo mueva un pelo para hacer realidad esa diferencia?

Al fin entendí que no solamente soy lo que hicieron.
Soy lo que me obligue a ser...

Si; este ser que solamente esta sentado, succionando aire y ocupando espacio es finalmente producto de mi propia estupidez.

Me di cuenta de esto a principios de este año. (MENTIRA... la verdad es que muy adentro Mio siempre supe que no soy mas que una mete culpas).

Como bien decía, este año ni siquiera pensé en cambiar o evolucionar de alguna manera... ¿y saben que? Se siente exactamente igual a los otros años...
Lo que significa que nunca me esforcé realmente en cambiar absolutamente en nada.

Y lo mas estúpido es que a pesar de esta gran revelación (si, estoy siendo sarcástica), no pienso ni planeo hacer nada.
Si, ahora que entendí que la raiz de todos mis males no es mas que mi propia cabeza; no pienso hacer nada para modificarlo.

Realmente soy una idiota, en todos los sentidos.

Al parecer sigo con mi genial plan de “aprender cosas sobre la vida y no aplicarlas para mejorar la mia”.

domingo, 6 de marzo de 2011

La Envidia para mi es...


La envidia para mi es... es como una especie de planta.
Si, una planta.
Una planta de hojas verdes, casi fluorescentes, que hecho raíces en mi médula.

Día tras día se encarga de realizar una conversión de sentimientos positivos en emociones toxicas.

 
A diferencia de una planta común, esta no es autosuficiente; pues sin mi no existiría.

Podríamos decir que es un parásito, pero no es del todo malo.
Es una especie de mutualismo incomprensible.

Se alimenta de los logros ajenos y su crecimiento esta indiscutiblemente ligado a estos.

A veces puedo sentir perfectamente como trepa hasta abrazar mi cerebro y meterse en todas y cada una de las fisuras.

Si, si tuviera que definirlo seria una enredadera.

Ahí comienza su trabajo mas detallado... enroscándose y creando una presión indescriptible en mi cabeza; capaz de romper el equilibrio apenas dispuesto por mi persona.
Si... ese equilibrio superficial que supe fabricar con materiales que fácilmente se doblegan ante cualquier pensamiento negativo.

En esos momentos siento que voy a explotar.
NECESITO hacerlo.

Y así, ya sea escribiendo, llorando, o pataleando; logro cortar esta planta por un periodo de tiempo.
Pero supongo que forma parte de mí, no sabría ni podría extirparla de raiz...

"La envidia es una declaración de inferioridad" decía Napoleon.
Si, podría ser...
Me pregunto si en el momento en el que me empecé a sentir inferior le deje la puerta abierta.

Me pregunto si la verdadera raíz reside ahí... en la costumbre que adquirí de sentir que las otras personas son mejores.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Sal con una chica que lea

Sal con una chica que lea


Sal con una chica que gaste su dinero en libros en vez de ropa. Ella tiene problemas de espacio en su clóset porque tiene demasiados libros. Sal con una chica que tenga una lista de libros que quiere leer, que tenga un carnet de biblioteca desde que tenía doce años.
Encuentra una chica que lea. Sabrás que lo hace porque siempre tendrá un libro por leer en su cartera. Ella es ésa que mira amorosamente sobre los estantes en la librería, la que llora calladamente cuando encuentra el libro que quería. 





¿Ves a esa chica extraña olfateando las páginas de un libro viejo en una librería de segunda mano? Ésa es la lectora. Nunca pueden resistirse a oler las páginas, especialmente cuando están amarillas.







Ella es la chica que lee mientras espera en esa cafetería al final de la calle. Si echas un vistazo a su taza, la crema está flotando en la parte de arriba porque ella está ya como absorta. Perdida en un mundo creado por el autor. Siéntate.  Quizás te dé una mirada penetrante, porque a la mayoría de las chicas que leen no les gusta ser interrumpidas.  


Pregúntale si le gusta el libro.
Cómprate otra taza de café. 

 



 
Hazle saber lo que realmente piensas de Murakami. 
Ve si pasó del primer capítulo de La Comunidad. 
Entiende que si te dice que entendió el Ulises de Joyce, sólo lo está diciendo para sonar inteligente.  

Pregúntale si ama a Alicia, o si le gustaría ser Alicia.










Es fácil salir con una chica que lee. Dale libros por su cumpleaños, por Navidad y en los aniversarios. Dale el regalo de las palabras, en poesías, en canciones. Dale a Neruda, a Pound, a Sexton, a Cummings. 

Déjale saber que entiendes que las palabras son amor.









Entiende que ella sabe la diferencia entre los libros y la realidad pero, por Dios, ella está tratando de hacer su vida un poco más como su libro favorito. Nunca será tu culpa si ella lo hace.


Ella tiene que intentarlo, de algún modo.

 Miéntele. Si entiende de sintaxis, entenderá que necesitas mentir. Detrás de las palabras hay otras cosas: motivación, valor, matiz, diálogo. 

No será el fin del mundo.







 
Fállale.  
Porque una chica que lee, sabe que el fracaso siempre lleva al clímax.  
Porque son chicas que entienden que todas las cosas llegan a un fin. 
Que siempre puedes escribir una secuela. 
Que puedes comenzar una y otra y otra vez y aún ser el héroe. 
Que la vida está destinada a tener uno o dos villanos.







 ¿Por qué tener miedo de todo lo que no eres? Las chicas que leen entienden que la gente, como los personajes, se desarrollan.  
Excepto en la serie de Crepúsculo.










Si encuentras una chica que lee, manténla cerca. Cuando la encuentres despierta a las dos de la mañana, apretando un libro contra su pecho y sollozando, hazle una taza de té y abrázala. Puedes perderla por un par de horas, pero siempre regresará contigo

Hablará como si los personajes en el libro fueran reales, porque, por un rato, siempre lo son.









Le propondrás matrimonio en un globo aerostático. O durante un concierto de rock. O muy casualmente, la próxima vez que esté enferma. Por Skype.

Sonreirás tanto que te preguntarás por qué tu corazón no ha explotado y sangrado por todo tu pecho todavía. Escribirás la historia de sus vidas, tendrán niños con nombres extraños y gustos todavía más extraños

Ella le presentará a tus niños al Gato en el Sombrero y a Aslan, quizás el mismo día. Caminarán juntos el invierno de su vejez y ella recitará a Keats en voz baja mientras tú te sacudes la nieve de las botas.







Sal con una chica que lee, porque te lo mereces. Te mereces una chica que pueda darte la vida más colorida imaginable. Si tú sólo puedes darle monotonía, y horas duras y propuestas a medias, entonces estás mejor solo. Si quieres el mundo, y los mundos más allá de éste, sal con una chica que lea.

O mejor aún, sal con una chica que escriba.



Rosemary Urquico 
(Gracias Eve por etiquetarme en la nota)





sábado, 26 de febrero de 2011

Escritos de Un Fantasma

Hoy no tengo muchas ganas de escribir...
Bueno, en realidad no es que no tenga ganas, no tengo temas sobre los cuales escribir...

Bueno, siendo sincera tengo varios, pero la verdad es que creo que si me adentro a escribirlos voy a escribir y escribir muchísimo... Y por consecuente, ustedes no lo van a leer.

Así que en lugar de eso voy a optar por poner algunas de las cosas que escribía cuando tenía 13 años aproximadamente.

Antes que nada quiero avisar que en el momento en el cual escribí esto estaba pasando por esa etapa donde sentís que vos tenes la razón y todos los otros están mal...
Esa etapa donde crees que hasta tu vieja te odia y quiere lo peor para vos.
Esto sumado a varios eventos como la perdida de mi mejor amiga dio como resultado unos escritos que el mismo Edgar Allan Poe hubiese clasificado de deprimentes.
Como es Normal, supere esto... y lo unico que me quedo fue este bloc de notas lleno de cosas escritas que no me animo a borrar.

"El dolor corre por mis venas, es como si formara parte de mí, Se volvió mi sombra y Parece estar cosido a mis pies, No puedo huir de el, No se puedo escapar de algo que está adentro."

"La soledad es mi una fiel amiga… Siempre acude cuando estoy en problemas."

"Se siente frustrante estar cansado, A pesar de no haber logrado nada."

"El tiempo parece correr tan rápido, llevándose todo,
Pero el reloj parece indiferente y apenas tiende a moverse.
No soy de los idiotas que creen en el paso del tiempo como una solución."

"Usualmente a la mala suerte no la puedo engañar por mucho tiempo vendiéndole curvas."




SUFICIENTES cosas emo por hoy, por poco no me salto el antivirus cuando abri estas notas...
Tengo muchas cosas mas que supongo pondré mas adelante :3

♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

PD: Estaba pensando en cambiar todo el blog...
La verdad es que soy un desastre para combinar y adornar las cosas, nunca se cuando parar o cuando hace falta algo, por lo que necesito sus opiniones...

¿lo dejo así o lo cambio?
(hasta para cambiar el diseño de mi blog soy una indecisa)

jueves, 24 de febrero de 2011

Feliz (? Cumpleaños a mi

Hoy es mi cumpleaños...


Estoy nerviosa porque en unas horas rindo Historia (que lindo estar estudiando durante toda la madrugada de tu cumpleaños...)
Aunque de igual manera, me sirve para distraerme un poco.

Va a sonar como una vieja, pero sinceramente no me gustan los cumpleaños; y menos el mío.
Por alguna razón este tipo de fechas hacia que me replantee muchas cosas y me preocupe por otras.
De a poco me fui olvidado (O forzándome a olvidar) esa inquietud que sentia durante esta temporada del año.

Antes me deprimía, es igual que año nuevo; sentarme y pensar sobre la cantidad de cosas que me prometí y no logre.
Ahora no siento ni pienso nada. 
(Aunque todavía mi pequeñez me repugna, de vez en cuando)

No soy del tipo que se preocupa por esas cosas, en realidad la palabra preocupa en si no se aplica a mi... es por eso que odio estas fechas; inexplicablemente empiezo a sentirme nostálgica e histérica...
No hablo de esa Histeria de molestar a la gente al rededor... es mas una histeria que hace que el cerebro no pueda dejar de procesar mas de mil frases auto mutilantes en un tiempo record.

No sentir nada, ni pensar en nada.
No se si esto lo logre a partir de aceptar y agradecer las cosas que tengo (lo cual es poco probable, ya que ni siquiera creo haber logrado eso), o simplemente mi conciencia se volvió muda.

Una vez escuche o leí (no viene al caso) que “Sentir dolor era mejor a no sentir nada”. 
Que frase más masoquista.
Suena extravagante y llamativa, de esas cosas que escuchas y crees que el que la dijo debe ser un experto en los temas de la vida; pero no, esa persona no sabe una mierda.

Les puedo asegurar que comparado a como me sentía en años anteriores, el no sentir nada (como en este momento) resulta una bendición.

sábado, 19 de febrero de 2011

Feliz Cumpleaños!

Feliz Cumpleaños Kurt Cobain!



MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com

"ES MEJOR QUEMARSE QUE DISOLVERSE LENTAMENTE"

"LAS ESTRELLAS ESTÁN AHÍ, SOLO DEBES MIRARLAS"

"SOY UNA PERSONA DEMASIADO VERSÁTIL, SOMETIDA A CAMBIOS DE HUMOR Y CARENTE DE PASIÓN. " 

“NECESITO VOLVER A SENTIRME ALGO VELADO PARA SENTIR EL ENTUSIASMO QUE SENTÍA DE NIÑO" 

"SOY PEOR EN LO QUE MEJOR HAGO Y POR ESO ME SIENTO BENDITO"

"PREFIERO SER EL PEOR DE LOS MEJORES QUE EL MEJOR DE LOS PEORES"